Cultura y Sociedad

Habilitación de las licencias derivadas de PPPs y emisoras reconocidas.

Por Ing. Mauricio Tulli | Profesional Interventor en Radio ZONA

Esta semana presenté un recurso de reconsideración contra la resolución 923 ENaCom/2020 que establece el mecanismo de habilitación para las resoluciones de adjudicación de licencias emanadas del concurso de oposición convocado por resolución 4951 ENaCom/2018 por la cual numerosos PPP o emisoras reconocidas accedieron a su licencia luego de esperar décadas para ello.

La habilitación de emisoras está regulada por el artículo 84 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26522, la norma técnica aprobada por resolución 142/96 y las resoluciones 2423/99 y 1619/99 de la Secretaría de Comunicaciones de la Nación y exige la confección de un certificado de inspección técnica por parte de profesionales de la ingeniería matriculados en el Consejo Profesional de Ingeniería en Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (CoPITEC).

Las licencias emanadas del concurso mencionado no especifican parámetros técnicos de emisión en cuanto a potencia, categoría de la estación o áreas protegida y de servicio. Estas son condiciones “sine qua non” por la misma definición de la Ley de SCA de lo que es una licencia, al especificar que la misma tiene un “rango y alcance definidos en el momento de su creación”.

Así las cosas, no puede realizarse un certificado de inspección técnica por no haber parámetros técnicos que corroborar y por ello, el ENaCom profundiza su error dictando resoluciones que, además de perjudicar el trabajo de los ingenieros, agravan la fragilidad de esas licencias que no gozarán de protección frente a interferencias como las demás, ya que es requisito para ello tener definida un área primaria de servicio, corroborada con mediciones y la correspondiente habilitación en los términos del artículo 84 de la Ley de SCA.

Además, la cuestionada resolución continúa dando estatus precario a las licencias al insistir en que cualquier interferencia provocada por las mismas puede implicar la caducidad de la licencia, situación que deviene de haber concursado las mismas sólo por oposición y no haber hecho la planificación técnica que el Ente tiene como misión y función indelegable.

Es importante que los profesionales de la ingeniería, el mismo CoPITEC y los licenciatarios involucrados manifiesten su oposición a un mecanismo simplificado que avala las irregularidades cometidas por el Ente y que les puede implicar en un futuro no muy lejano, sufrir problemas aún más graves de los que suponen haber superado al obtener sus licencias.