Agro

Paro agropecuario y el desacople como solución

AGRO | Ing. Marcelo Sirolli.

Días atrás, ante una medida tomada por el Gobierno Nacional de poner un cierre a las exportaciones de Maíz hasta marzo, a fin de evitarla falta de insumo básico para la elaboración de alimento balanceado para la producción de proteína animal para el consumo de la población. Inmediatamente parte de la Mesa de Enlace, Confederaciones Rurales Argentinas, Federación Agraria Argentina y Sociedad Rural Argentina determinaron un cese de comercialización de granos.  Coninagro representante de las Cooperativas Agrícolas se abstuvo de la medida. Se marcó una debilidad, y eso no es lo ideal.

Tomo la posta de la negociación con el Gobierno, el Consejo Agroindustrial Argentino,(CAA) ciertamente representado por exportadores, industrias, Cámaras de productores regionales y tres de las entidades gremiales del campo, CRA, FAA y Coninagro, la SRA nunca quiso entrar, aduciendo que eran distintos los intereses representados. Otra debilidad del sector y van dos.

La tercera debilidad es la más grave, ante el anuncio del acuerdo del Gobierno con el CAA, se levantan las exportaciones de maíz, las entidades gremiales del campo, sin saber cuál era la solución levantan el paro.

LA solución planteada es el DESACOPLE,  o sea NO PAGAR AL PRODUCTOR LOS PRECIOS INTERNACIONALES Y SI LOS PRECIOS DEL MERCADO INTERNO, mientras, los exportadores, cobrarán precios netos del valor de mercado internacional y los productores uno mucho menor para favorecer los PRECIOS CUIDADOS, para el consumo interno, proponiendo un Fideicomiso, que va a funcionar si hay plata y esos fondos van a salir de lo que cobra el productor.

Solo hay que leer e interpretar los valores de venta de los distintos comodities, hoy el sector exportador está haciendo un gran negocio, con un verdadero “desacople” en contra del productor que llega a U$S32 por tonelada en soja , casi u$S 3,00 en trigo y U$s 7 para maíz, que se los queda sin ninguna culpa el sector exportador, integrante de la CAA.

Resumiendo, el negocio de los exportadores cierra por todos lados y el de los productores hace agua como el Titanic.